Fuerteventura es la isla tranquila, de parajes desérticos, pequeños placeres y grandes playas, la isla canaria con el litoral más bello, los parajes más salvajes y el clima más soleado del archipiélago. Una isla declarada Reserva de la Biosfera por la UNESCO.

Es la segunda más grande, la más antigua y la primera isla canaria en la que se fundó una ciudad, la actual Betancuria. Durante siglos fue el tesoro más preciado de piratas y potencias imperiales, y hoy es el destino favorito de miles de personas que encuentran en ella el lugar ideal para descansar, practicar deportes actuáticos o perderse en sus rutas de interior.

Destinos

Fuerteventura es un paraíso de aguas esmeraldas y bellezas naturales, con kilómetros de costa bañados en arena blanca. Desde las zonas más turísticas y populares, como Corralejo, Caleta de Fuste, Morro Jable, Costa Calma, hasta las zonas más tranquilas, como los pueblos de El Cotillo, Las Playitas o Tarajalejo.

Fuerteventura se divide en seis municipios, donde Pájara es naturaleza, Tuineje es sencillez, Betancuiria es tradición, Antigua es historia viva, Puerto del Rosario es urbanismo, y La Oliva es belleza y exotismo. Cada municipio es un mundo, y cada uno de ellos tiene un aroma que los hace únicos.

Piérdete en las sensacionales dunas de La Oliva, saborea la Fuerteventura rural en Betancuria, pasea por el parque escultórico de Puerto del Rosario, déjate seducir por los pueblos de Tuineje o descubre los rincones secretos de Antigua.

Qué ver y hacer

Fuerteventura esconde cientos de secretos esperando a ser redescubiertos, desde los castillos que mantienen viva la historia isleña, pasando por los museos que dan buena cuenta de su amplitud cultural, sin olvidar los miradores, faros o centros históricos.

Las bellas Dunas de Corralejo, la infinita e imponente costa de Cofete, o la estampa histórica y señorial de la Villa de Betancuria, son sólo algunos de los tesoros más preciados de la isla.

Fuerteventura tiene un litoral de ensueño donde se suceden unos paisajes mágicos. Sus playas son para muchos las mejores playas de Canarias, siendo las más populares las playas que se sitúan en el litoral de Corralejo, en la costa norte de la isla, y las que afloran en la costa este del municipio de Pájara. Amplias, bañadas por kilométricos mares de arenas blancas, inundadas por el océanos Atlántico, y al calor del siempre brillante sol que caracteriza al archipiélago.