Las playas de Playa Blanca son simplemente espectaculares. Se encuentran en el sur de Lanzarote, y destacan especialmente las playas del Papagayo, una serie de pequeñas playas vírgenes de arena blanca situadas en un entorno natural protegido. Aunque no se encuentran exactamente en la localidad, se encuentran muy cerca, a unos pocos minutos en coche.

Enclavadas en plena localidad de Playa Blanca se encuentran playa Flamingo, de arena dorada, con un paseo marítimo contiguo y perfectamente equipada, playa Blanca, en pleno casco urbano de la localidad, y playa Dorada, bastante popular y muy frecuentada, de aguas cristalinas y con chiringuitos a pie de playa.