Más de 300 días de sol al año, 342 km. de costa, decenas de espectaculares playas y 22ºC de temperatura media. Tenerife es un paraíso en miniatura, repleto de parajes extraordinarios al amparo de la imponente figura del Teide, una isla con un patrimonio cultural, histórico y natural tan impresionante como amplio, donde incluso ciudades enteras, como San Cristóbal de La Laguna, han sido declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Destinos

Los destinos más populares de Tenerife se encuentran en el sur de la isla, donde siempre brilla el sol, el litoral seduce a los sentidos, los infinitos paseos marítimos llaman a ser recorridos y la continua actividad hace de ellos destinos altamente deseables: Costa Adeje, Los Cristianos o Las Américas son sólo algunos de ellos. Sin olvidar el norte de Tenerife, donde localidades como Puerto de la Cruz o Garachico dejan claro con su atractivo natural que no tienen nada que envidiar a la zona sur.

Desde la sencillez, el sosiego y la pureza del norte, hasta el movimiento, la belleza y el calor del sur, sin olvidar la vida y el urbanismo de la zona metropolitana donde se encuentra la capital, Santa Cruz, y San Cristóbal de La Laguna, ciudad Patrimonio de la Humanidad.

Y escondidos en los municipios y alejados de la masificación de las localidades más turísticas se esconden los maravillosos pueblos y caseríos de Tenerife, auténticos remansos de tranquilidad, pureza, y belleza. De costa o interior, al norte o al sur, cada pueblo y caserío es un mundo, y cada uno de ellos te sorprenderá con esos pequeños detalles cargados de sabor canario que los hacen brillar con luz propia.

Qué ver y hacer

Bien sea en el mejor parque acuático del mundo, Siam Park, bien sea descubriendo los secretos del mundo animal, en Loro Parque, o descargando adrenalina en los bosques de la isla, en Forestal Park, disfrutarás de un clima inigualable en una isla tan extensa como tú la dejes ser.

Tenerife es una isla llena de encantos, y más allá el pico más alto de España y el tercer mayor volcán del planeta que se alza sobre el Parque Nacional del Teide, nos encontramos los imponentes acantilados de Los Gigantes, la belleza salvaje del Barranco del Infierno, los espesos bosques de Anaga, el encanto milenario del Drago de Icod y tantos otros rincones mágicos que dotan a la isla de unos espacios naturales únicos.

A las playas de Tenerife las baña el Atlántico y sobre muchas de ellas ondea la Bandera Azul que anuncia y premia la calidad de sus aguas, su gestión ambiental y la seguridad y servicios que ofrece. Las playas se suceden a lo largo de toda la costa isleña, desde la viveza y el calor de las playas del sur, hasta la tranquilidad, la esencia salvaje y la amplitud de las playas del norte.